cintiasmblog@gmail.com

lunes, 8 de agosto de 2016

Exfoliante casero y natural

La exfoliación de la piel es una parte muy importante en la rutina de belleza para eliminar las células muertas e impurezas, y así poder lucir una piel radiante y bonita.
No debes hacerla a diario, ya que si no conseguirás secar y escamar tu piel. Lo recomendable es hacerlo una vez por semana o cada 15 días.

Sus beneficios son:

  • limpia, purifica y tonifica tu cuerpo.
  • renueva las células.
  • activa la microcirculación.
  • combate la celulitis.
  • evita que el vello se enquiste.
  • regula la piel grasa.
  • elimina la sequedad de la piel.
Por eso, hoy os traigo un exfoliante perfecto, muy económico y natural. Tan sólo vamos a necesitar tres ingredientes:

  1. Miel.
  2. Azúcar moreno (o en su defecto blanca)
  3. Unas gotas de limón.

La miel y el azúcar contienen gránulos capaces de arrastrar las células muertas. Además la miel es rica en propiedades antibacterianas que eliminan el acné, los puntos negros y otras impurezas. El limón, por su parte, mantendrá el cutis limpio, atenuará las manchas y llenará el rostro de luminosidad al contener elevadas dosis de vitamina C (por eso es importante que si usamos limón en nuestros tratamientos de belleza siempre lo hagamos por la noche o cuando no vayamos a salir de casa, ya que el limón tiene ciertas propiedades que al darle el sol podrían hacernos reacción, produciéndose manchas en nuestra piel)

Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir la consistencia deseada, y ya podríamos usarla. La correcta aplicación se hace con una esponja o un guante de crin, pero también podemos aplicarlo con las manos. Masajea con la piel húmeda, incidiendo en las zonas más conflictivas como los codos o las rodillas. Enjuaga y dúchate como de constumbre, y seca la piel cuidadosamente.
No olvides, cuando salgas de la ducha, aplicarte tu crema hidratante o aceite corporal por todo el cuerpo.






También puedes usarlo en el rostro, pero evita el contacto con los ojos y labios.
Si tienes pensado ir a la playa o piscina puedes usar el exfoliante un día antes para hacer más efectivo el bronceado.
¡No os preocupéis si os sobra, porque siempre podréis guardarlo para la próxima exfoliación!



Ya veréis como en poco tiempo tendréis una piel suave, luminosa, renovada y fresca. 
Espero que os guste tanto como a mí y ¡decidme si la habéis probado!

¡Hasta el próximo post! Muackss 

No hay comentarios:

Publicar un comentario